12 octubre 2008

Cese de Oscar Cano

En esto del fútbol son los resultados los que mandan y, siguiendo la máxima que dice que entrenador ratificado, entrenador cesado, después de que Paco Sanz dijera anteayer que no se planteaba destituir al mister, esta noche le ha tocado a Oscar Cano pasar a ser ex-entrenador del Granada Club de Fútbol.
No creo que a nadie le coja por sorpresa, salvo los que pensábamos que no se le cesaría por el montante económico que ello puede conllevar. Los resultados no han sido buenos, pero es que el juego tampoco.
Particularmente creo, y así lo he manifestado anteriormente, que la ampliación de contrato que se le hizo el año pasado, fue una absoluta aberración, pues dicho señor ya tenía asegurado seguir este año si hubiera cumplido con unos objetivos que no cumplió: quedar entre los cuatro primeros.
No quiero despotricar de una persona a la que no conozco personalmente y de la que, quienes le conocen, me cuentan maravillas. Parece ser que es el mas trabajador del mundo y un conocedor y estudioso incansable del fútbol, pero, sinceramente, creo que el Granada Club de Fútbol le venía grande.
Ya el año pasado tardó mas de media temporada en encontrar un sistema de juego y un once inicial de ciertas garantías que, sin practicar un fútbol vistoso, por lo menos iba sacando los partidos adelante. Pero es que este año ni fútbol ni puntos y así está claro que no se puede continuar.
Un Club que inicia cada temporada aspirando a terminar jugando la fase de ascenso no puede permitirse que depués de ocho jornadas los dos primeros le doblen en puntos (eso como poco, pues mientras escribo ésto ni ha concluido el partido que juega el Real Jaén ni el Cádiz ha disputado su encuentro).
El Granada no puntúa fuera, y el que viene a Los Cármenes viene pensando que este es un estadio propicio para arrancar el vuelo. A este estadio viene un equipo muerto y sale resucitado. Y eso no puede permitírselo un equipo que quiere estar arriba. Este estadio congrega mas afición que cualquier otro de la categoría, y viene el último y nos gana.
No sé si le habrán hecho la cama los jugadores, como apuntan algunos aficionados, lo que demostraría dos cosas, la primera, y mas importante, la falta de profesionalidad de la plantilla; y la segunda, el mal ambiente en el vestuario contra el entrenador. Sea como fuere, creo que la única solución posible era la destitución y ahí la tienen.
Lo siento por Cano, contra el que no tengo nada, pero así es el fútbol.
Le deseo lo mejor y, quien sabe, quizá vuelvan a cruzarse los destinos del Granada y de Oscar Cano, puede que incluso en otra categoría superior, pero para eso le hace falta adquirir una experiencia que creo que todavía no tiene. A lo mejor no ha sabido manejar al vestuario o a lo mejor no ha sabido leer los partidos. El tiempo pone a cada cual en su sitio, así que ya veremos donde acaba cada uno.
Eso sí, quiero manifestar que sus últimas palabras al dirigirse a los medios de comunicación han sido las que sólo les salen a los auténticos señores:
"Os voy a pedir un favor, ya que estais aquí todos los medios de comunicación. La despedida es así, la justificación, evidentemente, son los resultados. No me vais a sacar ninguna mala palabra de esta junta directiva, porque creo que ha demostrado en el año y pico que llevo aquí la confianza, ciega casi, en la labor que hemos desarrollado, no solo yo sino el cuerpo técnico. Para mí ha sido una experiencia muy bonita, muy enriquecedora, que me ha curtido un poco mas como persona y como entrenador y bueno, el favor que os pedía es que a partir de ahora, si vais a relacionar el llamarme con intentar extraer algún tipo de noticia o de frase en contra del Club, no lo vais a conseguir, por lo tanto, evitar la llamada".
Señor Cano, tiene usted todo mi reconocimiento como persona.

No hay comentarios:

Búsqueda personalizada

PUBLICIDAD

otras cosillas

¿Desde dónde nos visitas?