31 marzo 2007

Semana de Pasión

Llegadas estas fechas se me vienen a la cabeza no pocos recuerdos de mi época de costalero. Mañana comienza la Semana Santa y lo hará, como siempre, mirando al cielo, esperando que el buen tiempo acompañe a las Hermandades y Cofradías en sus estaciones de penitencia.
Esta noche muchos granadinistas adelantaremos unas horas nuestra particular Semana de Pasión, esperando que no nos caiga un chaparrón que, de producirse, nos colocaría irremediablemente a las puertas de la Catedral, aunque no como estación final de nuestro particular Vía Crucis, sino como lugar del que se sale por la puerta de atrás, una vez terminado todo, sin bulla, sin público, sin aplausos, sin música ni acompañamiento. El regreso mas triste que puede imaginar un costalero.
Dice el refranero popular, sabio por lo general, que el Domingo de Ramos, quien no estrena se queda sin manos. Sería ésta una ocasión estupenda para estrenar, o al menos renovar, un nuevo espíritu de cara a lo que resta de esta andadura en la categoría de bronce del fútbol español. Ya habrá tiempo el año que viene de dorar el paso. De momento, ésto es lo que tenemos y a lo que debemos aferrarnos con devoción y orgullo.
Terminar dignamente la estación de penitencia no depende de nosotros, sino de los costaleros, del capataz y de la Junta de Gobierno. Todos ellos pasarán, pero esta noche, nuevamente, serán los encargados de llevar en andas al Granada, de dar las órdenes oportunas y de dirigir al club.
Nuestra labor es la de acompañar, animar y refrescar al costalero que desfallece. Como aguadores que somos seguiremos el recorrido a veces por anchas avenidas, a veces por callejuelas empedradas de adoquín, pero siempre con la fe puesta en el Granada.
A las ocho José Víctor hará la llamada, al cielo, tos por igual valientes. Los jugadores apretarán sus encallecidos morrillos contra el madero, hasta que cruja, y meterán riñones, en un esfuerzo por levantar al Granada. Tengo fe en ello.
¡A esta es!. El martillo se convertirá en silbato y el público aplaudirá. Siempre de frente, ¡vamonos!, siempre de frente.

No hay comentarios:

Búsqueda personalizada

PUBLICIDAD

otras cosillas

¿Desde dónde nos visitas?