08 diciembre 2006

Justos por pecadores

Ya está aprobado en Asamblea el fraccionamiento del pago de la deuda que el Granada arrastra con Hacienda y que, según publica hoy Ideal, asciende ni mas ni menos que a 2.692.710,18 Euros, o lo que es lo mismo, una auténtica barbaridad para un club que hace poquísimo tiempo se deshacía de su único patrimonio, el Estadio de los Cármenes, precisamente para sanear su economía. No sólo no se saneó, sino que al poco tiempo se descendió en los despachos por falta de pago. El colmo de la ineficacia.
Lo que nadie sabe es adónde fue a parar el dinero de Los Cármenes. ¿Cómo es posible que se hiciera una operación tan malísima para los intereses del Club, que deshaciéndose de su mayor patrimonio no sólo no saneó su economía, sino que pocos años después se descendió por falta de pagos y a día de hoy se deben mas de cuatrocientos millones de pesetas a Hacienda y otros casi trescientos a la Seguridad Social?
No quiero entrar en asuntos Lazasureños y demás historias, pero me parece vergonzoso que en la calle Recogidas no se haya llevado a cabo una "Operación Malaya", o mejor aún una "Operación Talego", para llevar a Albolote a todos los que tiraron la piedra y escondieron la mano (llena de billetes, por supuesto).
Y ahora la piedra está de nuevo sobre el tejado del edificio de calle Recogidas, número treinta y cinco. Afortunadamente, se ha conseguido el aplazamiento de la deuda con Hacienda y parece que se hará lo propio con la Seguridad Social. Gracias a Dios, a la Virgen de las Angustias, a San Lorenzo Sanz o a quien corresponda, el Granada parece que va a empezar a pagar y de este modo podrá a su vez empezar a ingresar. Parece una incongruencia, pero es así. A partir de ahora se podrá meter dinero en las arcas sin que Hacienda lance sus zarpas antes que el propio Granada. Aunque ese dinero, en gran parte, sea para satisfacer las feroces deudas que otros dejaron.
Para ello ha hecho falta una negociación dificil. En primer lugar se ha tenido que convencer al ente público, a la ciudad, a propios e incluso a extraños, de que el Granada C.F. es un proyecto serio, un proyecto de futuro, que ahora empieza a dar sus primeros pasos.
En segundo lugar, demostrar que se está llevando a cabo una gestión eficaz de los recursos del club. No se vayan a creer que Hacienda aplaza los pagos por que sí. Ha quedado demostrado que el Granada tiene potencial suficiente para generar los recursos necesarios para hacer frente a los pagos, que no terminarán hasta 2.012.
Y en último lugar, tener intención de pagar y demostrarla metiendo en el saco la propia sede del Club, el único patrimonio no humano que le queda, que a partir de ahora queda hipotecado a favor de Hacienda en garantía del pago de la maravillosa losa que pende sobre la cabeza de este histórico club.
En definitiva, que por fin se va a pagar. Aunque tenga cojones que siempre paguen justos por pecadores.

No hay comentarios:

Búsqueda personalizada

PUBLICIDAD

otras cosillas

¿Desde dónde nos visitas?