14 mayo 2008

factores

Anda que si nos llegan a decir hace un par de meses -o menos-, que íbamos a estar jugando por la cuarta plaza en la última jornada, algunos no nos lo hubiéramos creido ni hartos de vino. Sin ir mas lejos, este que escribe tenía incluso una teoría sobre una conspiración judeomasónica por la que el equipo no daba la talla en los momentos clave. Afortunadamente mi teoría se ha ido al traste y ahí estamos, a falta de una jornada y a un solo punto del Mérida, actual cuarto clasificado, dependiendo de que el Baza nos eche y se eche una mano a sí mismo, aunque ello suponga que mantenga la categoría, algo que, hace un par de meses, tampoco podíamos imaginar que nos hiciera ilusión.
El caso es que en fútbol, las cosas dan muchas vueltas y aquí estamos, animando al Baza para que el Mérida no gane esta semana...
Otros que tampoco podían imaginarse que iban a tener tanta suerte eran los jugadores del Mérida, que están gozando de una fortuna de cara al gol en los tiempos de descuento que empieza a ser muy preocupante. Esto me hace pensar que puede que haya otros factores dando vueltas por ahí y que no tengan en absoluto nada que ver con el terreno de juego ni con la suerte. No hablo de primas, no, que va, hablo de "factores" que hacen que el portero del Ceuta -ya clasificado-, suba a rematar los córners como si estuviera jugándose la final de la Champions, factores que hacen que el presidente del Linares salga a la palestra diciendo que ya si sabe de donde sacar los dineros y que tiene un plan de pagos, cuando resulta que lleva sin pagar tres o cuatro meses. Que cada cual piense lo que quiera, pero a mí me dá que como sigan así las cosas desde Mérida le van a sanear la economía a media segunda B. Afortunadamente el Baza se juega algo mas que un puñado de billetes, por lo que tendremos que confiar en la honradez de todos sus integrantes.
Y hablando de las vueltas que da la vida, de que el tiempo pone a cada cual en su sitio, y sobre todo, hablando de billetes, no deja de venirme a la cabeza la figura de Marsá y su tristísimo peregrinar por segunda división. Se me encoge el corazón recordándole ahí solito, pidiendo a la "afición" que se desplazase a Motril, rebajando los precios de las entradas y pagando el desplazamiento a todo aquél que consiguiera la proeza de reunir a un grupo suficiente como para llenar un autobús. De verdad, que me descojono. Me recuerda aquélla película con la que tanto me reía cuando era pequeño: "El Gran Despilfarro", en que el actor Richard Pryor heredaría una fortuna si conseguía gastarse treinta millones de dólares en un mes sin comprar bienes materiales. Algo parecido va a conseguir Marsá, gastarse veinte millones de Euros sin haber comprado nada que merezca la pena.

Y es que no todos saben hacerlo. Ahí está su amigo JJ, que ha mantenido la categoría sin gastarse un duro hasta la última jornada. ¿Habrá sido el "factor Valdeolmillos"?

No hay comentarios:

Búsqueda personalizada

PUBLICIDAD

otras cosillas

¿Desde dónde nos visitas?