30 diciembre 2007

Cómo vamos a empezar el año

Siempre se ha dicho que todo es posible en Granada, y desde luego, no iba a ser de otra forma en el terreno del deporte rey. En esta ciudad se han dado casos verdaderamente únicos de infamia deportiva. Se ha vivido un descenso administrativo por falta de pago de treinta y tantos millones de pesetas (!!!), se ha comprado un equipucho de Guadix para para intentar acabar con el de Granada (!!!), se ha dado la circunstancia de que al equipo de la ciudad lo haya tenido que sponsorizar una Caja de Ahorros de Córdoba ante la negativa de hacerlo de las Cajas granadinas (!!!), un club con 75 años de historia ha tenido que ponerse en manos de un empresario madrileño que ha tenido mas cojones que todos los empresarios granadinos juntos (!!!), pero lo último, lo mas sangrante, ha sido sin duda el traslado del Ciudad de Murcia a Granada, algo que no pasa ni en las franquicias americanas y que se ha fraguado aún en contra de todos y cada uno de los estamentos futbolísticos. Tanto es así, que hasta va a dar lugar a una nueva normativa de aplicación de los Estatutos de la FIFA (!!!!!!!!), que sí, que sí, que no lo digo yo, que lo dice nada mas y nada menos que su presiente Joseph Blatter en el mensaje de fin de año. Y es que el caso del Granada74 es tan sumamente infame que hasta el máximo mandatario del fútbol mundial se ha planteado la posibilidad de cambiar la normativa de la Federación Internacional para evitar que se adultere la competición de forma tan flagrante como se ha hecho en Granada: "El caso Granada 74 demostró la importancia de la demarcación del deporte con respecto al derecho mercantil. Los clubes sólo deben ascender a una categoría mas alta por méritos deportivos y no mediante cambios de sede o de razón social. Con un nuevo artículo en el Reglamento de Aplicación de los Estatutos de la FIFA se impedirán dichas pretensiones". Que un personajillo de tercera como Carlos Marsá sea capaz de conseguir que se modifique la normativa de la FIFA es algo que me deja la piel de gallina. Menos mal que el Alcalde puso los huevos encima de la mesa para decir, ¡ni en segunda, ni en primera, que aquí no juegas, coño!, y al final, los juzgados y los periodistas podrán decir lo que quieran, pero la FIFA ya nos ha dado la razón.
Y en esta, de la que dicen es la tierra del chavico, aparece un señor llamado Antonio Sánchez, directivo del Granada CF, para ceder al club de sus amores una haza de 50 marjalillos con campo de cesped natural para que pueda entrenar el equipo, corroborando la tesis inicial de que todo es posible en Granada, incluidas las cosas buenas.
Tranquilos, que ya aparecerán mañana las tesis mas disparatadas de los reporteros mas dichararechos para intentar convencernos de que la cesión no es altruista, que en el solar en vez de cesped tenía que haber patatas, que Blatter no tiene ni puta idea de fútbol, que Marsá es el rey Midas del deporte, que pitos, que flautas y que mira que te diga que como salga mal la cosa me caigo del carrusel deportivo, pero mientras tanto, joder qué diferencia de cómo vamos a empezar el año unos y cómo van a empezarlo otros.

No hay comentarios:

Búsqueda personalizada

PUBLICIDAD

otras cosillas

¿Desde dónde nos visitas?